By Jose Ramón, La Habitacion del Jazz

Es de agradecer la publicación de discos de jazz con mayúsculas, sin colorantes, sin aditivos, sin edulcorantes.

Wallace Roney publica Blue Dawn – Blue Nights, su vigésimo segundo disco como líder y el octavo en el sello HighNote.

Este trompetista nacido en Filadelfia, al que a los 4 años descubrieron que tenía un oído privilegiado y que debutó discográficamente hablando a los 15 años de edad, nos deleita con su último trabajo hasta la fecha.

Roney, para este viaje, ha elegido a unos jóvenes acompañantes pero sobradamente conocedores de su trabajo y que darán mucho que hablar en un futuro.

Emilio Modeste ya es uno de los mejores tenores jóvenes del mundo, más que una promesa, una realidad al tenor y soprano. Oscar Williams II al piano,   que muestra toques de sus dos influencias principales: Monk y  Jarrett. Según el propio Roney “Tenía un toque hermoso y un alcance de comprensión. Era tímido, pero podía escuchar ese espíritu innovador en él”.
Paul Cuffari, de veinte años, al contrabajo, nos lleva al sonido de sus mentores  Paul Chambers y Ron Carter.   A la batería Kojo Odu Roney, sobrino de Wallace, con solo 15 años tiene una increíble capacidad y un potencial enorme. Quintin Zoto aporta su buen saber a la guitarra y el veterano Lenny White que también aporta su sabiduría en alguno de los temas del disco.

Wallace Roney, contrariamente a otros discos, no ha incluido ningún tema de su autoría, sí cuatro de miembros del grupo Lenny White ( Wolfbane), Oscar Williams II (In a Dark Room) y Emilio Modeste (Venus Rising,  Elliptical) y otros cuatro entre ellos uno de Dave Liebman (New Breed).

El álbum comienza con Bookendz. Tema compuesto por el tecladista Wayne Linsey, un antiguo compañero de clase y amigo de Roney.  Los dos bateristas aportan un ritmo endiablado. Todos los músicos colaboran brillantemente a este trepidante tema bop.

Con el corazón fuera, nos sumergimos en una preciosa balada Why Should There Be Stars, llena de lirismo y que Roney ya grabó con la vocalista Mary Stallings. Vuelve el funky en Wolfbane de White, la trompeta de Roney circunda el ritmo de la batería.

Sigue el disco con un tema de muy de David Liebman New Breed, originalmente grabada en 1972 con Elvin Jones, donde las disonancias se apoderan del grupo en el que brilla el pulso del contrabajo y de nuevo la batería marcando un ritmo intenso.

De nuevo algo de reposo tras la vorágine rítmica del tema anterior. Don’t Stop Me Now canción del grupo Toto que hizo suya Miles en los 80´s.

Seguimos con In a Dark Room tema modal que refleja el sonido de los 60 de Miles  y de otros intérpretes de esos fantásticos años.

Las dos últimas pistas, Venus Rising, de nuevo trepidante Roney y el resto del grupo, y la rítmica Elliptical también rápida que exige lo mejor del saxo tenor de Modeste, autor de ambas piezas y que demuestran su talento compositivo.

Wallace Roney deja el protagonismo de líder y da rienda suelta a sus acompañantes para que den lo mejor de cada uno y demuestren sus habilidades, sean fieles a sí mismos, dándoles oportunidades interpretativas y compositivas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.